23/5/17

Imagen tierna dos gatitos [23-5-17]




20/5/17

¿Por qué son domésticos los gatos? [20-5-17]


¿Por qué son domésticos los gatos?

Estos animales se hicieron más dóciles para obtener alimento hace unos 10.000 años, durante el neolítico

Pese a que llevan miles de años entre nosotros, muchas de las características del comportamiento de los gatos siguen siendo un gran misterio. Se sabe más, en cambio, sobre cuándo y por qué se empezaron a acercar a los humanos y posteriormente a convivir entre nosotros. Como los perros, estos felinos se domesticaron hace aproximadamente unos 10.000 años, coincidiendo con el neolítico y la agricultura. La primera evidencia arqueológica de la coexistencia de gatos y humanos se ha encontrado en Chipre.

Ahora, un estudio ha ayudado a arrojar más luz sobre la relación de los gatos con los humanos y sobre los motivos que llevaron a estos animales a abandonar su vida salvaje y domesticarse. Liderado por científicos estadounidenses y con participación del Laboratorio de Genómica Comparada de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), este estudio ha analizado el genoma del gato doméstico (Felis silvestriscatus), que posee alrededor de unos 20.000 genes, y ha permitido observar las diferencias en términos biológicos, evolutivos y de comportamiento, en comparación con el genoma de otros animales como el gato montés, el tigre, el perro, la vaca y el humano.

De las conclusiones de este estudio se desprende que los gatos salvajes del Paleolítico han evolucionado hacia los actuales gatos domésticos gracias a cambios genéticos que les hicieron ser más dóciles para obtener alimento, con muy buena memoria y más asustadizos (aunque de esta última característica todavía no se sabe exactamente la causa).

En el análisis comparativo se “han seleccionado una colección de genes que tienen que ver con los mecanismos de recompensa”, explica Marqués-Bonet, coautor del trabajo. Y, como ha añadido, “esto se explica porque los gatos han aprendido a hacer bondad a cambio de comida”. Aunque los científicos no encuentran una buena explicación de por qué son más ariscos, “quizá sea por prudencia o debido al azar”, sostiene.

Animales territoriales

Además, los investigadores han podido observar en su genoma evidencias de la buena memoria de los gatos domésticos y de su excelente oído y visión. Esto concuerda con el hecho de que los felinos son animales territoriales que deben reconocer vastas extensiones de terreno en el que, para sobrevivir, deben sorprender a sus presas. De ahí las ventajas de cogerlas por sorpresa incluso en la oscuridad.

El estudio de la rápida evolución que han experimentado los animales domésticos, como los gatos y los perros, sirve para seleccionar los genes responsables de estos cambios y en qué rasgos intervienen. Ayuda a “interpretar los genomas”, indica Marqués-Bonet, y esto ayuda al mismo tiempo a “comprender mejor nuestro genoma”, concluye.

El territorio de los gatos

  • Los gatos suelen dividir el territorio que controlan en campos, muchas veces desde posiciones de una cierta altura. Uno de ellos será el campo de aislamiento, donde el animal se refugia cuando no quiere ser molestado
  • Otro campo lo dedicaría al espacio de la actividad. Incluiría lugares para la depredación, los juegos o la interacción con los humanos. En algunos de estos espacios podría no tolerar la presencia de otros gatos
  • Los gatos también se acostumbran a dominar unos itinerarios de paso entre sus áreas de domino en los que se sienten seguros
  • Los gatos delimitan algunos de sus espacios con señales. Así se explicarían algunas de sus marcas de orina o los arañazos que a veces traen de cabeza a sus dueños en los hogares y que aparecen a menudo en puertas o ventanas

Gatto con cara de enojado [20-5-17]



.

12/4/17

Toxocariasis: una enfermedad transmitida por mascotas [12-4-17]





Toxocariasis: una enfermedad transmitida por mascotas


Las mascotas son encantadoras pero también pueden ser portadoras de enfermedades peligrosas como la Toxocariasis, una patología infecciosa ocasionada por larvas de nemátodos que parasitan en el intestino delgado de perros y gatos.

Los más comunes son: el Toxocara canis (parásito del perro), Toxocara catis(parásito del gato), Toxocara leonina y el Baylisascaris procyionis. Estos parásitos se reproducen en grandes cantidades, abandonan los huevecillos en el intestino humano y penetran las paredes intestinales hasta llegar al torrente sanguíneo. De allí pasan a diversos órganos vitales, especialmente al hígado, pulmones, corazón, cerebro, sistema nervioso central, ojos y otros órganos.

La Toxocariasis, conocida también como: Toxocarosis visceral, Toxocarosis ocular y larva migratoria ocular, afecta principalmente a los niños. El mayor riesgo lo presentan quienes padecen “Pica” (comer cosas no comestibles como tierra). Sin embargo, la infección también puede aparecer en los adultos.

Las larvas de estos parásitos son eliminadas por medio de las heces fecales de las mascotas y al ser ingeridas por el hombre a través de agua, alimentos u objetos contaminados, provocan la infección. Las personas también pueden infectarse al consumir hígado crudo.

Las infecciones leves de ToxocariasisM pueden ser asintomáticas, pero las más graves pueden causar fiebre, irritabilidad, dolor abdominal, prurito cutáneo (urticaria), tos, dificultad para respirar, y sibilancias. En caso de producirse una infección ocular, puede presentarse estrabismo (ojos bizcos) y pérdida de la visión.

Para prevenir la Toxocariasis, es imprescindible lavarse bien las manos después de estar en contacto con mascotas, tierra y objetos que a su vez tengan relación con los animales. Se debe evitar que los niños se lleven las manos y objetos a la boca cuando están cerca de animales, o cuando juegan en la calle, parques o jardines públicos.



Las infecciones leves de Toxocariasis pueden desaparecer espontáneamente y es posible que no requieran tratamiento, sin embargo algunas personas pueden necesitar medicamentos antiparasitarios como la dietilcarbamazina, el albendazol o el mebendazol.

No obstante, las infecciones severas con compromiso del cerebro o del corazón, pueden ocasionar la muerte, aunque es una situación infrecuente.

Algunas complicaciones que puede presentar la toxocariasis son: disminución de la agudeza visual, ceguera, arritmias cardíacas, dificultad respiratoria, encefalitis (infección del cerebro).

Para prevenir la toxocariasis, debe desparasitarse con frecuencia a perros y gatos, mantener a los niños lejos de las áreas donde estos animales puedan depositar sus heces y lavarse las manos después de manipular tierra y polvo.